Noticias!

Descubriendo el Machu Picchu (27/01/2018)

Este sábado nada más entrar a la sede encontramos un cartel con un montón de danzas y juegos. Teníamos que decidir que queríamos hacer entre una gran variedad de opciones.

Jugamos a juegos como el Bulldog, si te pillan y te sientan en el suelo, pagas.

 

Después fuimos al Colegio del Cid, donde los monitores nos prepararon una fiesta con música de Radio como recompensa por ayudar a reconstruir el Chiché Itzá. Estábamos todos muy contentos bailando, cuando de repente interrumpieron la canción para dar un comunicado de última hora. Resulta que había una extraña nube gigante que estaba cubriendo el Machu-Pichu, así que decidimos llamar al aeropuerto para ver si conseguíamos un avión para viajar a Perú.


Una simpática piloto y su encantadora azafata se ofrecieron voluntarias para llevarnos hasta allí. Tuvimos algunas turbulencias durante el viaje e incluso nos topamos con Godzilla, pero como contábamos con una profesional al mando del avión finalmente llegamos sanos y salvos a nuestro destino.

 

Una intrépida aviadora nos llevó hasta Perú

Una vez allí nos dividimos por equipos, la misión consistía en disipar la nube que cubría Perú con ayuda de unos aviones pilotados por nosotros.
Mientras viajábamos en avión, debíamos superar pruebas, enfrentarnos con los peligros que no encontrábamos y  responder preguntas sobre Perú y Machu Picchu . Finalmente pudimos disipar la nube y volver a Mislata satisfechos una vez más de un trabajo bien hecho.

 

Hicimos pruebas como atrapar el balón con una manta o recorrer un circuito con los ojos tapados.

 

¡Menuda aventura hemos vivido en Perú! Que raro, durante este mes hemos tenido que salvar dos maravillas del mundo. ¿Será casualidad? Volvemos el sábado que viene con nuevas aventuras. 

 

Deja un comentario